Nutrición

”No premies a tus hijos con alimentos”

Abril 2022
Star News - ”No premies a tus hijos con alimentos”

“Si te comes todas las verduras, puedes comer un postre”, “Si te acabas la sopa, te compro un helado”, “Si haces la tarea, puedes comer un dulce”…

¿Alguna vez has premiado o castigado a tus hijos con algún alimento que sabes les gusta? Cuando se trata de celebrar, premiar o castigar a nuestros hijos pequeños, la comida es uno de los recursos más comunes, sin embargo, hacerlo de esta forma podría distorsionar la percepción de tu hijo sobre ciertos alimentos y afectar sus hábitos de alimentación en la edad adulta.

Es importante considerar que nuestros hábitos de alimentación comienzan a formarse desde la infancia, y utilizar alimentos como premio o castigo podría hacer que el niño genere una relación de comodidad, consuelo o felicidad con el consumo de ciertos alimentos, lo que podría afectar su relación con la comida en la edad adulta. Es decir, en la edad adulta podría buscar el consumo de ciertos alimentos cuando se sienta triste o deprimido, o consumir ciertos alimentos cuando considere que merece ser celebrado o recompensado, generando una relación emocional con la comida que podría llegar a ser poco saludable por el consumo en exceso de alimentos altos en grasa, azúcar o sal.

Si has utilizado los alimentos como premio o castigo con tus hijos, no te preocupes nunca es demasiado tarde para realizar cambios. Algunas sugerencias que te pueden ser útiles son:

  • Ir juntos al parque, salir a jugar fútbol o andar en bicicleta

De esta forma tu hijo conseguirá además, adoptar hábitos saludables -como el ejercicio habitual- que lo ayudarán en la edad adulta

  • Ser un modelo a seguir

Los niños aprenden con el ejemplo, la mejor forma de que los niños adopten hábitos de alimentación y estilos de vida saludables es a través del ejemplo de sus padres. Si tú no acostumbras desayunar o a comer verduras, no esperes que tus hijos lo hagan.

  • Jugar juegos de mesa

Además de pasar tiempo juntos te ayudará a conocer más a tu hijo.

  • Tener paciencia

Cambiar conductas y adoptar nuevos hábitos requiere de tiempo y paciencia, considera que los hábitos y las preferencias por ciertos alimentos de tu hijo no van a cambiar de la noche a la mañana, pero los pequeños pasos son los que cuentan y los que constituyen la base de una alimentación saludable para el resto de su vida.

 

L.N. Carmen Haro