Amor a México

Cosoleacaque, Veracruz. Mayo de 2021.

Abril 2021
Star News - Cosoleacaque, Veracruz. Mayo de 2021.

Tripulación a bordo:

Les saluda Miguel Sosme, promotor cultural. Este mes emprendí un nuevo viaje con destino a Cosoleacaque, un municipio del sur de Veracruz reconocido por su amplia producción creativa, musical, gastronómica y artesanal.

Una tierra con fuerte presencia indígena de origen nahua que, en medio del bullicio de los complejos petroquímicos y la actividad industrial, mantiene su esencia y tradiciones.

En efecto, localizado en una de las regiones más exuberantes del país, Cosoleacaque resguarda entre sus artesanos, los secretos del hilado en malacate.

Según los testimonios locales, el clima cálido y húmedo que distingue a este poblado han favorecido el cultivo y empleo de dos tipos de fibras: las de algodón blanco y las de algodón cocuyo o coyuchi (como se le conoce en otras regiones del país).

Estas últimas son valoradas por sus insólitas tonalidades de marrones así como por su suavidad. Durante el periodo precolombino y gran parte de la Colonia, esta fibra fue de las más apreciadas, usándose principalmente en piezas de lujo y de uso ritual.

De forma paradójica, la producción de algodón coyuchi se encuentra al borde de la extinción, tanto en Cosoleacaque como en todas las regiones cálidas del país. La razón principal es la sustitución de estas fibras por otras industrializadas y de menor costo, lo que permite producir más prendas a menores precios.

A pesar de ello, diversos proyectos locales han apostado por la revitalización del algodón cocuyo, promoviendo su siembra, hilado a mano en malacate y consumo a través de la creación de piezas de colección. 

Otra iniciativa regional digna de destacar es la salvaguarda de los significados iconográficos presentes en las “fajas”. Estas últimas son prendas tradicionales tejidas en telar, que las mujeres atan a su cintura para sujetar los refajos (faldas).

Sobre de ellas se representa una compleja iconografía en la que se comunica la historia de vida de su creadora, por lo que al extenderla, es posible apreciar a la autora junto a su marido; sus hijos e hijas; sus animales de traspatio (pollos, guajolotes, gallinas, perros…); su milpa y las mazorcas de maíz, así como los astros que rigen los cultivos.

Para la confección de estas piezas se llegan a emplear hilos teñidos con tintes tanto naturales como industrializados. No está de más mencionar que las fajas mantienen un fuerte simbolismo que se vincula a las serpientes, a la milpa y a la propia femineidad indígena, pero, dado que cada faja expresa una historia de vida distinta, es imposible encontrar dos prendas idénticas.

Con amor a México,

 

Miguel.

 

Compras.

Facebook: Momachiwa.

Cel. 922 177 3742